Hablemos del Aedes… un desafío para el Chaco.

Por: Dr. Jhossmar C. Auza-Santiváñez

Para nuestro continente americano, y también para algunas regiones de Asia y África, son demasiado conocidas estas palabras. Dengue, Zika, Chikungunya, Fiebre amarilla,  Aedes aegypti. Estas constituyen uno de los problemas más graves de salud a los que el mundo ha tenido que enfrentarse en las últimas décadas: las enfermedades producidas por arbovirus.

En nuestro contexto el Chaco Tarijeño no escapa esta realidad — y se constituye en un desafío, pues a pesar de los esfuerzos que se han realizado para su control, el mosquito Aedes aegypti, principal vector de la enfermedad, ha logrado su expansión en virtud de las condiciones favorables para su desarrollo. La situación epidemiológica y manejo de las arbovirosis en Bolivia incidencia dengue por municipio, (S.E. 1 – 26, 2018) El municipio de Yacuiba reporta una alta incidencia de Dengue.

Fuente: Programa Nacional de Control y Prevención de Dengue – Chikungunya – Zika, Ministerio de Salud Bolivia.
Consideramos que dentro los factores determinantes de la transmisión del dengue en la Región del Chaco están presentes: dificultades con el abastecimiento de agua potable, inadecuado sistema de eliminación de aguas residuales y desechos sólidos, sumado a la falta de ordenamiento ambiental en las viviendas y sus alrededores. Estos problemas facilitan la proliferación de criaderos del mosquito transmisor de esta enfermedad.


De este zancudo bastante se ha hablado, pero parece no ser suficiente para lograr la tan necesaria «percepción de riesgo», que nos coloque un paso adelante en la lucha antivectorial. Porque lo que sí han dejado claro estas y otras enfermedades es que el hecho de estar en un lugar, no significa que no puedan expandirse con rapidez a otro, por muy distante que parezca.


La Organización Panamericana de la Salud (OPS) actualizó los datos registrados hasta la Semana epidemiológica número cinco del 2018, cuando se reportaron 18 549 casos de dengue en América, siendo Brasil el país que mayor número de ellos acumula.


Siete creencias arraigadas sobre el mosquito:
1.- Que las bajas temperaturas disminuyen los mosquitos.
Pues debe saber la población, que las bajas temperaturas limitan el vuelo del mosquito y los ciclos biológicos son más largos, o sea, tarda más días el huevo en llegar a adulto, pero los huevos acumulados en las paredes de los recipientes pueden sobrevivir hasta un año en condiciones desfavorables de sequía, bajas temperaturas y humedad del aire.

2.- El mosquito transmite el Sida.
Es falso, el mosquito no transmite el VIH/sida. El VIH/sida se transmite por contacto sexual, de madre a hijo o por vía sanguínea. El mosquito Aedes aegypti transmite el zika, el dengue, el chikungunya y la fiebre amarilla.

3.- El mosquito pica de día.
Se plantea que el Aedes necesita ver a su víctima, por eso pica de día, pero también puede picar de noche si el local tiene la luz encendida. Por lo general pica principalmente temprano por la mañana y al atardecer, pero puede picar también en otras horas.

4.- Ingerir vitamina del complejo B evita que te piquen los mosquitos.
No hay evidencia científica al respecto, se recomienda para evitar que le piquen los mosquitos usar pantalones largos y mangas largas y otras acciones que estén a su alcance (uso de mosquiteros, repelentes, mallas en las ventanas y puertas, entre otros)

5. El Aedes pone los huevos en agua limpia.
El Aedes pone los huevos en cualquier tipo de agua ya sea limpia, sucia o estancada.

6.- Al que le da el dengue una vez no le da más.
Existen cuatro tipos del virus dengue (DENGV -1, 2, 3, 4). Si usted es infectado por un serotipo no desarrolla inmunidad para los otros, por lo que puede desarrollar la enfermedad nuevamente  y en este caso un cuadro de mayor gravedad.

8.- La fumigación termina con el dengue.
La fumigación termina con el mosquito adulto, pero si no hacemos una buena inspección para el focal en los locales, las larvas de los criaderos pueden convertirse en adultos y los huevos en larvas y mantener el ciclo del mosquito. Una hembra de este mosquito puede poner alrededor de 400 huevos en su vida, imagine el riesgo, y ayude en las acciones de prevención y control porque solo sin criaderos no habrá mosquitos.

DENGUE, RESPONSABILIDAD DE TODOS…
En la actualidad, en las áreas endémicas de Bolivia, sobre todo en periodo epidémico el Dengue continúa representando uno de los principales motivos de consulta médica en los establecimientos de salud y, debido a que no hay un tratamiento específico para la enfermedad, es necesario contar con guías clínicas actualizadas que permitan el diagnóstico clínico temprano de Dengue, así como el manejo adecuado y oportuno de los casos.

El cambio climático, del que mucho se ha alertado en los últimos 30 años, supone un grandísimo desafío, pues las modificaciones en el régimen de lluvias, las temperaturas y la humedad, entre otros factores, están ocasionando la proliferación, más de lo que habitualmente había ocurrido, de los mosquitos, principalmente el del género Aedes.

Los Barrios y la comunidad deben participar, las autoridades tanto municipales como gobernación deben mantener una alta prioridad e inversión, deben de trabajar de conjunto con todos los sectores de la sociedad”. El dengue no es un problema solo del sector salud, es un problema nacional que envuelve educación, gobiernos, sindicatos, gremialistas, turismo, todos debemos trabajar. Porque todos los que están en riesgo de infestarse con dengue tienen una responsabilidad compartida para controlar esta enfermedad”.

CORTAR LAS ALAS AL MOSQUITO…
Mientras haya un mosquito volando, tenemos riesgo. Es por ello que compartir la información y ampliar el conocimiento de las enfermedades, así como fortalecer las medidas de control de infecciones en todos los niveles de servicios de salud nos permitirá estar mejor preparados; es este el desafío para el territorio chaqueño.