Hallan una necrópolis post Tiwanaku con fardos funerarios

El hallazgo sorprendió al equipo de arqueólogos y antropólogos del Ministerio de Culturas. La ministra Wilma Alanoca la catalogó como “único y sin precedente”.
Foto: Ministerio de Culturas

El Ministerio de Culturas, a través de un comunicado informó el descubrimiento de una necrópolis subterránea en el municipio de Viacha (La Paz). El documento señala que esta cuenta con cuatro tumbas colectivas, dos fueron saqueadas y otras dos se encuentran intactas.

La ministra de Culturas y Turismo, Wilma Alanoca, explicó que el descubrimiento se realizó en la zonas de Mazo Cruz y Chacoma, municipio de Viacha, del departamento de La Paz, como resultado de una actividad de explotación minera a cargo de la empresa ESMICAL S.A. (Especialistas en Minerales Calizos Sociedad Anónima).

La información da cuenta del hallazgo de un centenar  de fardos funerarios que contienen restos humanos envueltos en telas con cestas y sogas acompañados de artefactos consistentes en vasijas de cerámica, metal, líticos y madera.

Es un hallazgo único y sin precedentes, se está trabajando junto al municipio de Viacha y la empresa minera para el plan de mitigación y, una de las primeras medidas que adoptará el Ministerio de Culturas es que este sitio sea excluido del área de concesión minera en resguardo y protección de este patrimonio arqueológico”, informó Alanoca.

Agregó que ahora se centrarán en la elaboración de planes de mitigación a fin de garantizar la conservación de los restos funerarios hallados en la zona.

“Nos preocupa mucho las condiciones de conservación de este hallazgo; hay muchas dificultades para la conservación, va a ser costosa”, señaló.

Se cree que los fardos funerarios pertenecen a la época post Tiwanaku, aparentemente al período de los señoríos aymaras, aproximadamente el año 1100 d.c.

En los fardos funerarios se han identificado bacterias musgos, líquenes, hongos, huevos de insectos, los cuales necesitan un sistema complejo para la conservación, entre cámaras refrigerantes, infraestructuras y profesionales expertos en el tema.

EL DEBER