Madre salva a su hija de golpiza dentro de un auto

Una mujer de 28 años de edad fue rescatada por su madre de una golpiza que estaba recibiendo en el interior de un auto, donde su concubino era el agresor. Tras rescatarla el sujeto se dio a la fuga.

De acuerdo a las declaraciones de la denunciante, la agresión ocurrió el domingo pasado al promediar las 9 de la noche, en inmediaciones del barrio Fabril, donde su concubino W.L.F.T. (según sus iniciales), le agarró a golpes e insultos al interior de su motorizado, por la rabia de que ella no había llegado a dormir a su domicilio.

Según relató la denunciante, un día antes del hecho, ella había salido de fiesta con unas amigas, y cuando ya se hizo tarde y quería retornar, ella llamó a su concubino para preguntarle dónde estaba, pero éste no respondió, por lo que sus amigas no la dejaron salir de la fiesta para que se vaya sola, debido a lo tarde que era. Entonces asegura que se quedó a dormir en la casa de una amiga.

Al día siguiente y por temor a lo que le iba a decir su pareja, pero además porque lo conoce como una persona agresiva, no volvió a su domicilio, sino que se fue a la casa de su madre. Recordó que ya había sido golpeada por su concubino en otras ocasiones, así que no quería volver a su casa.

Es así que en horas de la noche, el sindicado se dirigió a la casa de la madre de la víctima para buscar a su pareja y luego de hablar con ella para que pueda conversar con su concubina, ella accede y se subió al vehículo del agresor. Una vez adentro, el sindicado comenzó a reclamarle por su comportamiento y por no haber llegado a dormir, pero además empezó a insultarla y acusarla de meterse con otros.

Acto seguido continuó con las agresiones físicas, agarrándole de sus partes íntimas y golpeándola, mientras que la mujer hacía todo para defenderse, sin lograr aquello.
Como ya había pasado un buen rato de que la víctima se había subido al auto, la madre se preocupó y salió a ver qué pasaba, pero al no ver al motorizado afuera de su casa, fue más allá y vio que el vehículo estaba en la esquina de su casa, por lo que al acercarse y ver que su hija estaba siendo agredida por el sindicado, abrió la puerta del auto y la sacó de ahí.

Como había gritos y llanto los vecinos se alertaron y también salieron de sus casas para ver lo que pasaba, por lo que al percatarse de aquello, el sindicado encendió su motorizado y se escapó del lugar.
La víctima relató que no era la primera vez que le agredía, por lo que al día siguiente fueron a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) para sentar la denuncia. Ahora el caso fue puesto a conocimiento del Ministerio Público y está en proceso de investigación.